La clorosis es una de las afecciones fisiológicas causada por la deficiencia de hierro que afecta a muchas plantas más o menos sensibles a la falta de este microelemento. La falta de hierro, incluso a niveles bajos, ralentiza el proceso de la fotosíntesis y de los sistemas respiratorios de la planta, con consecuencias negativas sobre la producción agrícola.

Acción biológica: el hierro es el constituyente de la molécula proteíca de los citocromos, que participa en la biosíntesis de clorofila y cloroplastos, regula los mecanismos de crecimiento vegetativo y participa en varios procesos de oxido-reducción fotosintética y respiratoria.

Síntomas: La deficiencia se manifiesta por una clorosis típica (amarillamiento) a partir de las hojas más jóvenes de la planta.

Si la deficiencia de hierro continúa en el tiempo, las hojas más jóvenes tienden a morir, mientras que los mayores también están comenzando a ponerse amarillas, con las siguientes consecuencias: detención del crecimiento vegetativo, la caída de hojas y, a menudo, la muerte de la planta.

Causas: en la mayoría de los casos no están en la escasa presencia de hierro en el suelo, sino que están vinculadas esencialmente a la naturaleza del suelo calcareo: favorece la presencia de altas concentraciones de iones bicarbonato que causan un aumento del pH del suelo, haciendo el hierro insoluble y no utilizable por las plantas. Pero el alto pH del suelo no es el único factor responsable de la clorosis: también los excesos de fertilizantes nítricos, suelos ricos en fósforo, aluminio y metales pesados​​, la baja temperatura de los suelos y las operaciones de labranza frecuentes que favorecen la oxidación ion ferroso Fe2 + (forma absorbible por las plantas) en el ión férrico Fe 3 + (insoluble) pueden agravar el cuadro de síntomas de deficiencia de hierro.

Terapia: ofrece especialmente el uso y la administración de los quelatos de hierro.

Los quelatos son compuestos organo-metálicos, con un anillo de estructura molecular que capturan y incorporar dentro de ellos el ion ferroso (Fe2 +) ponendolo a disposición de las plantas, incluso en condiciones de pH alcalino. Tales compuestos son solubles en agua y directamente absorbibles por las raíces y por las hojas.

Hay quelatos de síntesis y quelados orgánicos, tales como lignosulfonatos o abonos a base de hierro quelado con aminoácidos y péptidos.

Como las plantas, algunos microorganismos presentes en la naturaleza secreten los sideróforos (Neilands 1995), pigmentos solubles en agua de bajo peso molecular, que se pueden unir de una manera específica el hierro trivalente (Fe3 +) (Faraldo-Gómez y Sanson, 2003) facilitando el transporte intracelular y la asimilación de hierro en las plantas (Weller, 1988; Meldrum, 1999).

Los experimentos con microorganismos productores de sideróforos, en especial los pertenecientes al género Pseudomonas, Bacillus y con micorrizas, han demostrado una reducción significativa de la clorosis de hierro en comparación con las plantas no tratadas con microorganismos beneficiosos (Bavaresco et al., 2002).

En conclusión, podemos decir que la aplicación de microorganismos mejora la absorción de hierro por la planta: el uso de microorganismos, combinado con un buen abono orgánico y fertilizantes foliares que contienen quelatos de hierro con péptidos y/o aminoácidos, es un remedio natural para evitar la clorosis.

Soluciones Sacom:

Twin Ferro de la Linea Microbiotech (por el suelo) + Veramin Greenstar de la Linea Veramin (foliar)

*Aquì el catálogo de los productos Sacom (Inglés)!

Bibliografia:

–          AA.VV. Manuale di viticoltura, a cura di Matteo Marenghi (Edagricole, 2005).

–          Bavaresco L., Amodio G., Fogher C (2002). Interazione tra portainnesto e infezione radicale con microrganismi sul controllo della clorosi ferrica e sulla produttività e la qualità dello Chardonnay. Vignevini, 5: 83-88.

–          Faraldo-Gòmez J.D., Sansom M.S.P. (2003). Acquisitino of siderophores in Gram nagative Bacteria. Molecular Cell Biology, 4:105-116

–          Meldrum A.J. (1999). Regulation of Pyover-1. Dine Biosynthesis in Pseudomonas aeru-ginosa. Tesi: Queen’s University Kingston, Ontario, Canada.

–          Neilands J.B. (1995). Siderophores: Structure and Function of Microbial Iron Transport Compounds. Journal Biological Chemestry. 270, 26723-26726

–          Weller D.M., (1988). Biological control of soilborne plant pathogens in the rhizosphere with bacteria. Ann. Rev. Phytopathol. 26, 379-407